gusespada.com

Blog de Dirección Coral

Cómo hacer un balance del año para que tu coro funcione mejor el año próximo

 

balance

 

 

El balance de fin de año que la mayoría de los directores hacemos (y me incluyo) es una recopilación de sensaciones y recuerdos:

 

  • ‘ese concierto estuvo lindo’
  • ‘la canción … “pegó”, le gustó al público, y nos gustó a nosotros’
  • ‘a esa obra nunca la pudimos hacer sonar, era muy difícil’
  • ‘tuvimos demasiadas actuaciones’
  • ‘necesito más tenores’ 😉 

 

 

Balance del año coral

 

 

Siempre digo que  la mejor manera de gestionar cualquier cosa, una fábrica de zapatos, una escuela, un coro, es tomando registro, recolectando datos, para después analizarlos. Si sólo nos quedamos con sensaciones y emociones, es más difícil sacar conclusiones ‘desprejuiciadas’ 

Por supuesto, una de las claves, para que la recolección de datos aporte información relevante, es saber cuáles datos son importantes para relevar, y cuáles no 

qué datos podés analizar para sacar conclusiones que te permitan trabajar mejor el año que viene, para que tu coro suene mejor, para evitar la repetición de problemas?

Empecemos por los datos ‘escritos’ (también puede ser que sólo los tengas en tu memoria, pero el trabajo es más arduo e impreciso): 

asistencia (ensayos/actuaciones): 

hay 3 preguntas fundamentales que yo me hago cuando evalúo cómo me fue con un proyecto musical: 

hice todos los ensayos necesarios? 

aproveché al máximo el tiempo del que disponía en esos ensayos? 

asistieron todos los que debían asistir a esos ensayos? 

y, por lo general, si algo no anduvo del todo bien, la respuesta está en alguna de esas 3 preguntas, te invito a probarlas… 

 

características de los integrantes 

 

  • edad: el promedio de edad es sólo un número, pero analizar la composición y las proporciones de los grupos etáreos del coro te puede dar una idea de hacia dónde podés ir, y hacia dónde te puede costar más ir, ya sea en nivel de dificultad del repertorio, o sonido del coro, tipo de repertorio, etc.
  • características y evolución vocal:: es ideal tomar registro desde la prueba de voz,  para poder comparar
  • fortalezas musicales
  • dificultades musicales
  • rotación: relación integrantes nuevos/integrantes ‘viejos’, a lo largo del año, de una año al otro.

 

características del repertorio 

 

  • análisis técnico: nivel de dificultad, temática, sonoridades
  • relación partituras fotocopiadas/partituras aprendidas (esto, así de sencillo: de las partituras que el coro tiene en carpeta, cuántas efectivamente se llegaron a cantar y cuántas quedaron ‘en el tintero’?)

 

y ahora pasemos a otro tipo de registros: 

 

grabaciones de conciertos/actuaciones (audio o video)

 

esto ya es algo de lo más común, siempre hay alguien tomando videos desde el celular. Lo interesante es comparar las actuaciones entre sí (a fin de año la perspectiva es diferente a cómo vemos/escuchamos las cosas inmediatamente pasado cada evento) 

También es interesante comparar actuaciones con ensayos, hay coros que rinden mejor en las actuaciones, y viceversa. Hay veces en que el cambio de las condiciones acústicas entre el lugar habitual de ensayo y la sala de conciertos influye, por la positiva, o por la negativa ☹ 

(nota al margen: una buena grabación de audio se puede editar, por ejemplo con el Audacity, el audio de los videos ya es más difícil, además los celulares y cámaras suelen tener pésimos micrófonos) 

 

grabaciones de ensayos

escuchar un ensayo suele ser menos grato, pero aporta datos muy interesantes: si comparamos ensayos a lo largo de un período de tiempo, por ejemplo, podemos ver qué cosas se van solucionando, qué problemas persisten. Ni hablar si no estás acostumbrado a escuchar ‘cómo suena en realidad’ tu coro, quiero decir, llega un momento, por la propia experiencia, en que una grabación no nos sorprende, porque podemos escuchar todo lo que pasa en el momento que pasa. Pero, hasta llegar a esas instancias, es probable que las grabaciones te sorprendan, y escuches cosas (positivas o no tanto) que no sabías que sonaban, se entiende? 

El otro aporte importantísimo de las grabaciones de ensayo es que te permiten escucharte a vos mismo, así podés evaluar: 

  • la calidad, claridad y pertinencia de las consignas que das
  • si tu modo de dirigirte al coro es estimulante
  • si el coro responde a tus consignas, o no, y en este caso cómo continuaste

cámara al director (actuaciones y también ensayos) 

filmarte dirigiendo de frente puede ser una experiencia traumática 😛 , pero enriquecedora, si prestas atención a: 

  • la relación entre la relajación de tus gestos  y la relajación del sonido de tu coro
  • la relación entre  la musicalidad del coro y tus movimientos corporales (manos, cara, cuerpo en general)
  • a un nivel más básico, si el coro responde a tus gestos, o si es al revés, o ninguna de las dos cosas (suele ocurrir…)

 

Recabar datos, compararlos, hacer relaciones, es que que te va a ayudar a mejorar tu trabajo, tu actividad como músico. 

La reflexión es tan importante, para el artista, como la propia acción artística 

Y ahora es tu turno: te gusta hacer balance de tus actividades corales? tomás asistencia? grabás tus ensayos? te has visto dirigir? 

 

abrazo grande y hasta la próxima! 

 

 

Se parte de Gusespada.com

Suscríbete a Gusespada.com para obtener acceso a los mejores contenidos de Dirección Coral en la web.