gusespada.com

Blog de Dirección Coral

El empaste: 7 estrategias para que tu coro tenga un buen sonido

La mayoría de los directores tenemos pesadillas nos obsesionamos por la afinación del coro, dentro de cada cuerda, de cada integrante, si se desafina más en los agudos, en los graves… pero no siempre prestamos atención al empaste.

Seguro te ha pasado de escuchar a un coro con un buen empaste, y quedarte fascinado 😃

Bueno, pues me parece que ésta puede ser una buena oportunidad para que puedas poner en práctica algunas estrategias para lograr un sonido empastado en tu coro

vamos?

empaste

 

Empaste: uno de los tres vectores del sonido del coro

El sonido de un coro tiene tres pilares: afinación, balance y empaste.

Estos pilares son interdependientes, cada uno influye en el otro:

 

sin una buena afinación, es imposible evitar que los timbres individuales se destaquen, y eso afecta al empaste.

 

Igualmente, una cuerda que se sale de balance (demasiado fuerte, o demasiado piano) puede provocar problemas de afinación, ya sea por los problemas técnicos que generan el desbalance (p.ej falta de apoyo= demasiado piano, o demasiada tensión=más forte que el resto), o ya sea por los problemas armónicos que este desbalance puede generar (suenan más fuerte o más suave las notas menos convenientes en determinado pasaje armónico) se entiende?

De igual manera, buscar un buen empaste sacrificando una emisión relajada puede afectar el balance en los momentos en que cada cuerda necesita de una emisión relajada para lograr, por ejemplo, un fortissimo

(y por lo tanto, cuando llega el fortíssimo las cuerdas que están cómodas lo cantan las que no, no…)

Es más, muchas veces se exige tanta tensión vocal para lograr un empaste, que el coro es incapaz de salir del rango ppp-mp, pero acá ya pasamos del problema del sonido al problema de ‘lo expresivo’

 

Por contrapartida, es dificilísimo lograr un buen empaste en los extremos (fff-ppp)

 

Para ser más precisos, cualquiera de estos tres vectores cruje en los extremos de la dinámica, cantar fortissimo es tanto o más difícil que cantar pianissimo. (cantar es lindo, muy lindo, pero nadie dijo que fuera fácil, verdad?)

 

Y, finalmente, para ser justos, la afinación y el balance influyen más en el empaste que éste en los otros dos…

Afinación, balance y empaste, en tres niveles:

Ahora bien, para poder llegar a detallar las estrategias que te prometí en el título de este post, tengo que profundizar un poco más en el análisis:

cada uno de estos conceptos, afinación, balance, empaste, funcionan tanto a nivel general, de las cuatro cuerdas sonando juntas, como a nivel intermedio, tomando cada cuerda por separado, y  por último, a nivel de cada integrante.

Esto implica varias cosas:

  • que tu coro, por más que trates, y a veces logres disimularlo, va a tener las mismas debilidades que el/la más ‘débil’ de tus cantantes. De esto no hay escapatoria. Y es algo a tener muy en cuenta a la hora de la prueba de voces. Una vez que los cantantes ingresaron al coro, tenés que hacerte cargo, de sus fortalezas, y de sus debilidades. No se vale descargar esa responsabilidad en ellos, porque ellos accedieron a presentarse  la prueba de voz, y vos les diste el ok.

 

  • que hay que reducir el campo de acción: hay que pasar de trabajar con las cuatro (o tres) cuerdas, a, en algunos ensayos, o momentos del ensayo, trabajar con cada cuerda por separado. Y también con cada integrante. Es complicado de implementar, pero no es imposible.

 

  • que te conviene, lo antes posible, llegar a conocer las características vocales de tus integrantes, y cuáles son los puntos de cada uno que hay que reforzar: los agudos, el caudal, el apoyo, la relajación, la apertura de la boca, etc (será por eso que siempre me ha gustado más trabajar con coros pequeños que con coros grandes, jeje)

 

  • cuanto mejor sea tu trabajo de vocalización, mejores resultados vas a tener en el sonido de tu coro: una vez más, no es sólo un ‘calentamiento previo’. El trabajo de vocalización tiene miles de opciones de implementación, y podés fijarte montones de objetivos que, con una buena planificación es posible lograr, con 20’ minutos por ensayo, a lo largo de un año

 

Dicho todo esto, querid@ lector/a, vayamos al grano!

7 estrategias para  que tu coro tenga un buen sonido:

 

  1. Decidí qué tipo de sonido querés para tu coro: primero y principal, fundamental. Querés un sonido lírico? un sonido natural y liviano? oscuro? claro? tenso o relajado?
  2. diseña estrategias de técnica vocal, y luego pensá ejercicios concretos, para las vocalizaciones, que sean congruentes con tu ‘objetivo sonoro’.
  3. buscá, constantemente, que tu coro, además de cantar, se escuche a sí mismo. Te va a ser muy difícil lograr una buena afinación y un buen balance si tus cantantes no se escuchan a sí mismos, y entre ellos (de ahí que muchos directores prefieren que sus coros canten mezclados uno por cuerdas; a mi juicio, esta suerte de ‘imposición’ no tiene muchos efectos sin una actitud ‘consciente’ de cada cantante en la dirección de escuchar-se.
  4. analizá tu repertorio desde el punto de vista de las dificultades técnicas: vocales, armónicas, rítmicas. Intentá ir ‘de más fácil a más difícil’ cuando comiences a trabajar el sonido.
  5. cuidado con la dinámica: está bueno, en el inicio, que intentes buscar un buen empaste en el ámbito del mp-mf. Recordá que los extremos son los más difíciles de lograr, porque requieren que los cantantes tengan un muy buen dominio de la técnica vocal. Primero proveelos de los elementos técnicos, recién después pediles que los apliquen 😉 Idem con los agudos y los graves: estos extremos, cada uno, requiere de diferentes herramientas para las diferentes posibilidades de cada cantante. Mejor comenzar con un repertorio no demasiado exigente en la tesitura de cada cuerda. (puse ‘cada’ en ‘cada ‘ una de las frases, jaja)
  6. evitá los atajos: podrías lograr, rápido y fácil, un buen empaste haciendo que tu coro cante ‘contenido’ y ‘apretado’. Como te señalé más arriba, no vas a poder pasar de pp-p-mp. También, rápido y fácil, podés lograr buenos ff-fff empastados, si tu coro canta engolando, empujando con el diafragma y haciendo fuera con los músculos del cuello. Pero la vida vocal de tus cantantes no será todo lo larga que podría, y, de verdad te gusta ese sonido? te emociona? A mi no  😔
  7. trabajá ecualizando: elegí, dentro de cada cuerda, el/los cantantes que naturalmente tienen un sonido similar a tu ‘sonido ideal’. Dentro de cada cuerda, ése o esos cantantes son los que más se tienen que escuchar. ídem con la afinación: dentro de cada cuerda, más afinado=más fuerte, menos afinado=menos fuerte, capice? (por esto es tan importante que el coro, cada uno de sus integrantes, sean capaces de escucharse a sí mismos, y al resto)

Bueno, querid@ amig@, he dedicado más de 1000 palabras a intentar ayudarte a que te puedas encaminar a lograr un buen sonido en tu coro.

Espero que este post te sea de alguna utilidad, y, si es así, me lo hagas saber en los comentarios, me pondría muy contento 😉

Nos veremos la próxima semana, con algún otro tema relacionado con la técnica de ensayo, o los arreglos corales, abrazo grande!

Se parte de Gusespada.com

Suscríbete a Gusespada.com para obtener acceso a los mejores contenidos de Dirección Coral en la web.