gusespada.com

Blog de Dirección Coral

Ricardo Mansilla: Arreglos SAB para armar en dos o tres ensayos

 

mansilla

 

Este es un post invitado del Mtro. Ricardo Mansilla

 

ARREGLOS SAB 

Dada la situación actual de muchos coros vocacionales que tienen una notable desproporción de voces masculinas y femeninas, superando éstas por mucho a los varones, se comenzó a incentivar la producción de arreglos SAB (S=sopranos, A= altos o contraltos y B=barítonos, un mix de bajos y tenores). 

La idea del presente artículo es brindar algunas pautas para la confección de arreglos corales en esta formación pero que además sean de sencillo aprendizaje (para integrantes sin lectura musical) y susceptibles de ser ensamblados en dos o tres ensayos. Un pequeño repertorio de estas carácterísticas resulta por demás adecuado para un coro inicial en el cual se pueda despertar el interés por cantar algo apropiado y que resulte cómodo, manteniendo la expectativa y la motivación en relativo poco tiempo. 

Registros 

Sugiero en este caso moverse dentro de las siguientes tesituras. 

 

page1image17232.jpg

Tema

Es fundamental la elección del tema y su correcta escritura intentando respetar la fuente original. Conocer el género (canción, zamba, etc.) al que pertenece y sus códigos más representativos (sobre todo los rítmicos) 

Análisis del texto 

Detenerse cuidadosamente en el autor del texto, su biografía, su estilo, su entorno, su impacto poético. Estudiar su forma (estructura morfológica – poesía/prosa, estrofas/estribillo, versos, rima, etc.- ) y contenido (unidades de sentido, estilo narrativo, bucólico, descriptivo, etc.) revisando la acentuación prosódica. 

Análisis de la melodía 

Escribir todos los temas de la forma más precisa intentado ser lo más fiel posible al original, por eso hay que poner mucho cuidado en la elección de la fuente (autor, versión, etc.) de dónde se lo saca.
Determinar la forma musical y su sintaxis (oraciones, frases, períodos, motivos; anacrusas, finales, desarrollos). 

Funciones que ocupa cada parte (introductoria, desarrollativa, conclusiva, etc.). 

Observar el movimiento progresivo de los giros (ascendente, descente, 

quebrado, reiterativo, etc.). 

Esquema armónico 

Del análisis de la melodía nos surge una estructura armónica que la acompaña y que camina básicamente en valores grandes (blancas o negras en compás simple -Ej. 1- y blancas con punto o negras con punto en compases compuestos -Ej. 2-), responde a las funciones tonales básicas (tónica, dominante y subdominante) y estos acordes tienen que ver con las notas de la melodía según sean éstas parte de los acordes o bien notas ajenas o adornos (+). 

Éste es solo un esquema. En la realización del arreglo deberá respetarse pero, a su vez puede expandirse con mayor cantidad de acordes y alternativas armónicas. 

Hay que tener en cuenta el lenguaje que uno decide utilizar para hacer un arreglo. Si es tonal funcional, diatónico, cromático, modal, pentáfono, pentáfono extendido, jazzístico, etc. Es vital mantener una coherencia entre el tema, su género, su contenido y los acordes que se utilizan. Es fundamental escoger la o las escalas que se emplean (por ej. modo menor, ¿cuál?, antiguo, armónico, melódico). Como así también el empleo de séptimas, novenas, notas agregadas, sustitutivas, etc. 

Captura de recursos 

Para realizar el diseño del arreglo y el armado de las otras voces deberemos munirnos de recursos rítmico-melódicos tanto que sean propios de los códigos del género que vamos a arreglar, como del tema en particular, para lograr unidad estilística y coherencia estética. 

Ej. 1 Canción para tomar el té. Ma E. Walsh 

page2image19520.jpg

Ej. 2 Que se vengan los chicos. (Bailecito). Eugenio Inchausti 

page2image19688.jpg

En el Ej. 1 son llamativos el comienzo (anacrusa con salto de cuarta), las cuatro corcheas y negra que aparecen varias veces, el uso del arpegio, y quizás el motivo del c. 3. Estos recursos se pueden utilizar de diversa manera: de forma textual o manipulándolos por diversos procedimientos musicales: aumentación, disminución, cambio de sentido en el movimiento melódico, trocado, etc. 

En el Ej. 2 se muestran como posibles recursos el salto la anacrusa con salto de sexta, la alterancia del motivo corchea-negra-negra-corchea y luego las tres negras (que son códigos del bailecito) y el final de frase negra-corchea-negra-negra con punto-negra con punto.

Texturas

Para ir conformando las distintas partes del arreglo se utilizarán las texturas tradicionales (isorritmia, melodía acompañada, imitación, acompañamiento con onomatopeyas, recursos rítmico-literarios, ‘colchón’ de acordes, etc.) que se irán diseñando en base a los recursos capturados y el esquema armónico (que puede presentar variantes y mayor complejidad). 

Elección de la tonalidad 

Conforme a la extensión de registro del tema y las tesituras en donde se mueve el coro se tiene que seleccionar la tonalidad en que va a ser escrito. Si la Melodía, por diferentes razones, debe ser seccionada para ser repartida entre las diversas voces hay que tener especial cuidado en que no afecte las unidades de sentido tanto del texto como de la música. 

Planteo del arreglo 

Éste es un momento crucial del arreglo. En base a la estructura morfológica del tema y teniendo en cuenta los elementos anexos (introducción, interludio, coda, repeticiones, etc.) y a las sugerencias atmosféricas que provienen del análisis del texto, el arreglador debera imaginar las posibles tramas y diseño con el cual realizará el arreglo. 

Por ejemplo supongamos una estructura de alguna canción con estrofas y estribillo y una posibilidad virtual de texturas a colocar. 

3 

page3image12240.jpg

 

Tenemos una forma cuadrada con introducción, 2 estrofas y estribillo. Donde los números romanos representan períodos de 4 compases. En cada uno de ellos se ha distribuido la Melodía de la canción (con sus temas A, B y C con las texturas que 

hemos imaginado nos representarían un diseño adecuado según el contenido del texto. La Introducción ha sido especialmente creada pero a partir de cierta relación o evocación con los temas A y B. Los acompañamientos con onomatopeyas 1 y 2 como las isorritmias 1 y 2 son dos distintas en cada caso para dar variedad. Pero en este ejemplo usamos la isorritmia de IV para VIII también, aunque habrá un texto diferente. 

Factura del Arreglo 

Ahora viene la parte elaborativa donde se ponen en juego no solo las ideas creativas sino, sobre todo el conocimiento musical acabado. Se irá completando como en un puzzle, escribiendo los temas conforme a nuestro planteo y se irán diseñando las texturas teniendo en cuenta las reglas de armonía y contrapunto, En especial cuando el tema no es otorgado a la voz superior, se deberá cuidar que las voces superiores no lleven el mismo ritmo. A medida que se van concluyendo secciones hay que volver atrás e intentar cantar cada voz para comprobar la coherencia y conducción de los giros melódicos. Mientras más fácil le resulte al cantante su parte, mejores resultados se obtendrán en la interpretación final. 

Especial atención habrá que prestar a la colocación de las dinámicas y las articulaciones, las indicaciones de tempo y carácter y cualquier indicación destinada al intérprete para que efectúe precisamente lo que se ha arreglado. 

Recomendaciones finales 

Recordar que el arreglador debe tener muy en claro para el orgánico que arregla y ajustar así la obra según la tonalidad y los registros, el grado de dificultad tanto global como de cada voz. Siempre son preferibles las melodías que proceden por grado conjunto, el movimiento contrario entre las voces, preparaciones y resoluciones de las disonancias. Evitar unísonos, octavas, cuartas y quintas tanto consecutivas como paralelas. No abusar del paralelismo de terceras y sextas. Tener en claro el estado de los acordes, las supresiones y duplicaciones y la distancia entre las voces. 

Hay que buscar equilibrio y a su vez contraste entre opuestos: largo/corto, rápido/lento, fuerte/suave, ligado/suelto, denso/ralo, etc.
La tarea del arreglador es creativa; supone imaginación pero sobre todo dedicación. Escribir un arreglo lleva tiempo y esfuerzo, pero el resultado lo merece. 

 

RICARDO MANSILLA 

Profesor de Música especialidades Dirección Coral y Teorías Musicales y Magister en Arte Latinoamericano, especialidad Música. Facultad de Arte y Diseño, Universidad Nacional de Cuyo.
Profesor Titular de la Cátedra VERSIONES CORALES en la misma FAD.
Compositor, arreglador y director con vasta trayectoria internacional. 

 

Se parte de Gusespada.com

Suscríbete a Gusespada.com para obtener acceso a los mejores contenidos de Dirección Coral en la web.